Detalle para Comunión: bolsita bordada

Esta semana te traemos un detalle para la comunión: bolsita bordada. Es muy fácil de hacer y puedes ser una buena opción de regalito para los invitados.

Los materiales que necesitarás son:

  • Bolsita de tela de saco o similar
  • Hilo de algodón o de bordar
  • Rotuladores textiles
  • Lápiz
  • Rotulador negro
  • Tarjetita
  • Aguja de bordar
  • Tijeras

Para iniciar esta manualidad, sobre una bolsita de saco, te proponemos hacer un dibujo muy sencillo de una cruz en medio y una espiga por detrás. Este diseño combina el bordado con el dibujo.

Primero, haz una cruz centrada a lápiz y dibuja después, con el rotulador textil, una espiga por detrás de la cruz: lo que sería el tallo de color verde y el fruto con un verde también pero más clarito para que contraste.

Puedes acabar de dibujar la espiga haciéndole unas hojas alargadas de color verde oscuro.

Ahora, con hilo de algodón y una aguja, ve bordando la cruz siguiendo las líneas que has dibujado a lápiz.

Inicia el bordado por la parte superior del palo vertical y haz puntadas de lado a lado en horizontal de tal manera que con el hilo vayas cubriendo la tela, sin dejar espacios vacíos.

Introduce la aguja por un lado y sácala por el otro directamente, sin necesidad de darle la vuelta a la bolsita. Pasa el hilo de extremo a extremo sin tensarlo demasiado; lo justo para que no quede suelto.

Una vez tengas el palo en vertical bordado, inicia con el bordado de los dos trozos horizontales y sigue de la misma manera. Primero, por un lado y, luego, por el otro, sin necesidad de cortar el hilo. Cuando tengas la cruz completamente cubierta ya puedes rematar y cortar la hebra.

Para acabar, pon una tarjetita colgada en el cordel del cierre con el nombre del niño o la niña que hace la primera comunión y la fecha. Haz tantas bolsitas como invitados y seguro que será un recuerdo inolvidable.

Deja un comentario

WhatsApp chat